Más allá del Diseño: Aprendiendo a Golpes

La formación académica y profesional de un diseñador es difícil. Cuando estudiamos es como la adolescencia, donde dolemos de muchas cosas físicas y emocionales, cambiando nuestras perspectivas de acuerdo a lo que vamos aprendiendo en clase o lo que vamos conociendo. La inmediatez que se puede generar del sentir que “somos diseñadores” desde antes de habernos graduado hace fácil que nos reinventamos constantemente y busquemos una auto-definición apresurada en un estilo o con el objetivo de generar una identidad “autentica”.


Con más de 6 años de haberme graduado, mis consejos para los jóvenes creativos siempre vienen de los golpes que recibí saliendo de la universidad y emprendiendo una vida profesional como diseñador. Profundizando en las experiencias que estos golpes me dejaron, y como han moldeado mi visión sobre el diseño desde diferentes perspectivas personales, profesionales y económicas, me gustaría compartir las cosas que nadie me dijo cuando estudiaba, cosas que tuve que aprender por mi cuenta o con la ayuda de distintos mentores, clientes y colegas.

Aparte de cumplir 6 años con mi estudio de diseño en Monterrey, también estoy imparto clases en diferentes universidades, donde mi misión principal con mis alumnos es intentar compartirles esas cosas que me hubiera gustado que un maestro me dijera a mi cuando estaba en su posición. Veo como algo esencial tener ese especial interés en los jóvenes para poder crear en ellos buenos hábitos que no solo les ayudarán en su carrera de estudiante de diseño, también para el arranque de sus vidas profesionales.


En mi caso, siempre busqué complementar o ver más allá de lo que las clases me daban e intentaba generar conocimientos sobre el lado del diseño que siento que no se puede aprender en un libro de texto o en una presentación del maestro. Las materias, concursos o proyectos que involucraban una empresa o una problemática real eran oro para tener experiencias enriquecedoras, y así es como intenté aprovechar cada oportunidad que tuve.

 

Conectar los puntos sería una buena forma de explicarlo, aquella clase de mercadotecnia o las físicas que reprobé, todo tiene un valor cuando lo conectas y ves desde otra perspectiva. Lo más valioso que puedes tener en una educación de diseño son las materias que no son específicamente de diseño ya que al salir al campo laboral se trabaja con muchas más personas no-designers, y si no comienzas temprano a entender como desenvolverte en estos ambientes, tendrás que aprender a golpes como hacerlo.


Salir de la universidad sin un trabajo fijo es otro duro golpe, todo el proceso de búsqueda de empleo o el comienzo de ejercer por tu cuenta como freelancer son ambos igual de difíciles, más si no te encargas desde mucho antes de graduarte en comenzar a generar un portafolio y la experiencia laboral suficiente para ser buen candidato a un trabajo en el área. Las practicas profesionales también son claves para poder abrirte puertas ya que no hay nada que hablé mejor de tu trabajo que el haber ejercido en un ambiente real, con clientes reales, y sobre todo, aprendiendo de la realidad del mercado del diseño.

En mi caso respondí a estos golpes haciendo la mayor cantidad de concursos posibles e invirtiendo en desarrollar algunos proyectos personales para comercializar bajo mi nombre, y así fue como poco a poco arrancó mi carrera como diseñador. La experiencia que tuve haciendo practicas profesionales en Europa y realizando proyectos de investigación en Japón me ayudaron a plantear como quería hacer diseño, y fue de esta manera que eventualmente abrí mi estudio de diseño, donde hasta la fecha, sigo recibiendo (cada ves menos) golpes que me dejan mucho aprendizaje.


La realidad es que de los golpes se aprende, pero lo primero es tener la intención de hacer, diseñar y trabajar. Las distintas experiencias positivas y negativas que tuve en mis primeros intentos de ser diseñador me enseñaron las cosas que me hubiera gustado aprender o escuchar mientras estudiaba mi carrera de Diseño Industrial.  Siempre le digo a mis alumnos, colegas y diseñadores jóvenes con los que interactuó que si puedo ayudar a que algunos jóvenes diseñadores eviten algunos golpes o suavicen otros me siento complacido.

 

Nos encanta compartir lo que estamos haciendo en el estudio y nuestra visión sobre el diseño a través de nuestras redes sociales. Puedes seguirme en Instragram, Facebook y Twitter. También te invito a que te suscribas a nuestro newsletter.